Volver

Únete a la comunidad más estimulante en torno a la lectura. Comparte tus ideas. logo
thumbnail
lijgt.lectylabred.com
Liliana Morales
LIJ-GT
Liliana tiene 1275 yo+
#Relato

portrait-dummy Ibiza Meli√°n      ibizamelian.lectylabred.com
#Amazon #relatos #cuentos #kindle #libro #escritora #ibizamelian

 
 
Comentar   ¬∑  Permalink   ¬∑  Seguir a Ibiza Meli√°n   ¬∑   (851)
04/02/2017

portrait-dummy Ibiza Meli√°n      ibizamelian.lectylabred.com
#libro #ibizamelian #relatos #Amazon #escritora


 
 
Comentar   ¬∑  Permalink   ¬∑  Seguir a Ibiza Meli√°n   ¬∑   (61)
27/01/2017

portrait-dummy Rafael Estrada Delgado     rafaelestrada.lectylabred.com
#CienciaFicción, #Terror, #Literatura, #Relatos, #Cuentos,
EL NEGOCIADOR DE SEXO, de Daniel Alhermann, un relato de Ciencia Ficci√≥n ¬ŅQuieres empezar a leerlo? ‚Ėļ
http://bit.ly/2fFYvaJ


 
 
Comentar   ¬∑  Permalink   ¬∑  Seguir a Rafael Estrada Delgado   ¬∑   (128)
03/11/2016

portrait-dummy Rafael Estrada Delgado     rafaelestrada.lectylabred.com
#CienciaFicción, #Terror, #Literatura, #Relatos, #Cuentos,
Ilustraci√≥n para el relato EL NEGOCIADOR DE SEXO, de Daniel Alhermann, incluido en TELERREALIDEAD, la ANTOLOG√ćA DE CIENCIA-FICCI√ďN Y TERROR recopilada por Israel Alonso.
No te la pierdas.
‚ĖļEs GRATIS y puedes descargarlo aqu√≠:
http://bit.ly/2eK3cwT


 
 
Comentar   ¬∑  Permalink   ¬∑  Seguir a Rafael Estrada Delgado   ¬∑   (121)
24/10/2016

portrait-dummy Salvador Fern√°ndez Fern√°ndez     salvadorfernandez.lectylabred.com
#RELATO
PARA QU√Č SIRVE

Los viernes, al llegar a casa despu√©s del trabajo, siempre me lo encuentro en el sal√≥n con las rodillas sobre un coj√≠n, acodado sobre la mesita de m√°rmol y con la mirada cargada de resignaci√≥n dirigida hacia alg√ļn hueco en blanco de la hoja de ejercicios. El l√°piz, inm√≥vil entre sus diminutos dedos, como perro que ha olisqueado una perdiz, se√Īala la posici√≥n en la que deber√≠a empezar esa maldita respuesta que no acaba de llegar a su tierna mente de diez a√Īos. Hoy, nada m√°s entrar en la estancia lo reprend√≠ por no sentarse en una silla como es debido, con la espalda bien recta, a lo que respondi√≥ con un sofi√≥n record√°ndome lo impertinente que puede llegar a ser un padre cuando se empe√Īa en ejercer como tal. Para compensarlo de mi fil√≠pica, lo arrastr√© hasta el sof√° a base de cosquillas mientras me suplicaba entre risas entrecortadas y alharacas que lo dejase en paz.

‚ÄĒ ¬≠¬≠A ver, ¬Ņqu√© pasa con esas ‚ÄúMates‚ÄĚ?¬Ņse resisten o qu√©?

‚ÄĒ No entiendo una cosa‚Ķ esto: Sn=n*(n+1)/2 ‚ÄĒ coment√≥ irritado despu√©s de trazar una espiral que dio varias vueltas alrededor de los s√≠mbolos hasta cerrarse completamente, en un intento por atrapar el significado de la f√≥rmula.

‚ÄĒ ¬°Pero si es muy f√°cil! Mira, ah√≠ Sn se refiere a la suma de los primeros n n√ļmeros naturales empezando en 1. Por ejemplo, si n fuese 8, Sn ser√≠a la suma de 1+2+3+4+5+6+7+8. Observando este ejemplo con un poco de detenimiento llegamos a la conclusi√≥n de que el primer sumando y el √ļltimo (1 y 8) suman 9, que el segundo sumando y el pen√ļltimo (2 y 7) tambi√©n suman 9 y lo mismo dir√≠amos del tercero y el antepen√ļltimo y de los sucesivas asociaciones an√°logas de pares de sumandos. Es decir, para n=8 sumandos tenemos n/2=4 sumas (la mitad que de sumandos) valiendo cada suma n+1=9. Por lo tanto, s√≥lo hay que multiplicar n/2 por (n+1). Quiz√°s te despiste un poco que la divisi√≥n entre 2 aparezca acompa√Īando al factor (n+1) en vez de a n, que es de donde verdaderamente proviene el sentido de la f√≥rmula pero ya sabes que el orden de los factores no altera el producto.

‚ÄĒ ¬°Es verdad, papi! ¬°Eres un genio!

‚ÄĒ Pues lamento decirte que esta soluci√≥n la hall√≥ por primera vez un jovenzuelo de diez a√Īos como t√ļ hace mucho tiempo, sorprendiendo a su propio profesor, al ser capaz de decir casi de inmediato que la suma de los primeros cien n√ļmeros era 5050 cuando todav√≠a sus compa√Īeros no hab√≠an sumado ni los veinte primeros.

‚ÄĒ ¬°Ya, pap√°! ¬°No me digas m√°s! Seguro que fuiste t√ļ en la escuela.

‚ÄĒ ¬°Qu√© m√°s quisiera yo, hijo!

‚ÄĒ Pues si t√ļ no eras capaz de descubrir una cosa as√≠ no me pidas a m√≠ que lo sea.

‚ÄĒ ¬ŅY qui√©n te pidi√≥ que lo seas, granuja? S√≥lo intentaba ayudarte.

‚ÄĒ Pero‚Ķ dime, papi, esto‚Ķ ¬Ņpara qu√© sirve?

Aquella pregunta repentina fue un disparo al coraz√≥n, un pu√Īetazo entre los dientes del que tard√© varios minutos en reponerme. El tiempo que transcurri√≥ hasta que fui capaz de romper el silencio con un burdo balbuceo debi√≥ de resultarle tan extra√Īo e inc√≥modo como a m√≠. All√≠ estaba yo, aturdido en medio del sal√≥n, abrumado por el peso de la ignorancia tan mal disimulada con mi prolija explicaci√≥n de una f√≥rmula in√ļtil que, ahora ya s√≠, pod√≠a incluso considerar est√ļpida desde cualquier punto de vista. Porque es verdad que en mi d√≠a a d√≠a se me han presentado innumerables sumas, muchas restas, abundantes multiplicaciones y alguna que otra divisi√≥n pero de sumar los primeros n n√ļmeros naturales nada de nada. La desaz√≥n del momento me llev√≥ a un intento por enumerar todas aquellas cosas que nos traen de cabeza, a las que les damos mil vueltas en la vida, pero que finalmente resultan no servir para nada, empezando por la propia vida. A pesar de ello, nos empe√Īamos en desentra√Īar todos los misterios, cada atisbo de duda que surge a nuestro alrededor. Insistimos en buscar relaciones all√≠ donde haya dos hechos y somos tan torpes que nos conformamos con determinar que uno es anterior al otro para convertirlos en causa y efecto respectivamente, a falta de otra respuesta m√°s juiciosa. Apenas podemos llenar el vac√≠o con m√°s vac√≠o pero presumimos ufanos de colmar la cornucopia de la sabidur√≠a; s√≥lo podemos intuir levemente la virtud, la belleza y la realidad mas nos jactamos de conocerlas, diseccionarlas y escrutarlas a nuestro antojo. No se puede ser m√°s engre√≠dos y vanidosos. Y como aceptar una derrota no entra dentro de las posibilidades contempladas por el engreimiento y la vanidad me dispuse a elaborar una respuesta que, aunque peregrina, trat√© de ali√Īar con cierta apariencia de justificaci√≥n razonable:

‚ÄĒ Bueno, hijo, digamos que directamente no tiene ninguna aplicaci√≥n pr√°ctica pero sirve de base a otros razonamientos matem√°ticos que s√≠ la tienen como ocurre con la combinatoria, la estad√≠stica y el c√°lculo infinitesimal. Ahora te suena a chino; s√≥lo cuando veas todo eso m√°s adelante en el Instituto lo entender√°s. Pero la cuesti√≥n no es si sirve para algo o no. Hay muchas cosas que quiz√°s no te sirvan de nada en el momento que dispones de ellas o las descubres pero que pueden tener mucha utilidad en un futuro. Es m√°s, muchos descubrimientos surgieron para dar respuesta a una necesidad concreta pero acabaron siendo destinados a cubrir otras completamente diferentes. No todo el saber humano est√° llamado a ser utilizado con una finalidad pr√°ctica. Aunque te parezca mentira, hay muchas personas a las que les pagan por adquirir nuevo conocimiento, por construir abstracciones y elaborar entelequias y nadie les reclama el dinero que han cobrado aunque finalmente el producto de sus investigaciones carezca de valor real aparente, porque el nuevo conocimiento en s√≠ mismo carece de valor en tanto que tiene un valor incalculable.

‚ÄĒ En eso se salva el ‚Äúprofe‚ÄĚ de ‚ÄúMates‚ÄĚ porque si tuviese que justificar la utilidad de lo que nos ense√Īa para cobrar te aseguro que se morir√≠a de hambre.

‚ÄĒ Ja, ja, ja,‚Ķ Quiz√°s hayas dado con la utilidad de la f√≥rmula. Sin duda, las sumas finitas le han servido a tu profesor de matem√°ticas para ganarse el sueldo. As√≠ que apl√≠cate, a ver si t√ļ alg√ļn d√≠a tambi√©n llegas a profesor para vivir del cuento.

‚ÄĒ Lo dices como si t√ļ no fueras profesor.

‚ÄĒ No, no lo digo tanto como profesor (que no me gusta arrojar piedras a mi propio tejado) sino m√°s bien como alumno que he sido de muchas personas que dec√≠an serlo.

Me mir√≥ fijamente, casi con reprobaci√≥n, como si el aludido hubiese sido √©l mismo y entonces, tras el brillo desafiante de sus ojos, intu√≠ que estaba destinado a ser el padre de uno de los matem√°ticos m√°s brillantes de este siglo. Por fin, hab√≠a encontrado la utilidad de mi humilde existencia aunque no podr√≠a confirmarlo hasta veinte a√Īos m√°s tarde.

(c) 2012 Salva
Ver más


 
 
Comentar   ¬∑  Permalink   ¬∑  Seguir a Salvador Fern√°ndez Fern√°ndez   ¬∑   (118)
05/09/2016

portrait-dummy REBECA BOUVIER      rachel2014.lectylabred.com
#Relatos Rebeca Bouvier
AS√ć DE SIMPLE


Es sencillo :
Te amé .
- Lo sé.
- Yo todavía te amo.
- Pues √°mame.
- Te extra√Īo.
- Pues extr√°√Īame. Env√≠ame amor cada vez que pienses en m√≠ y d√©jalo as√≠. No ser√° para siempre. Nada lo es.
y ...................
Vuelve a creer en el amor.
Rebeca.


 
 
Comentar   ¬∑  Permalink   ¬∑  Seguir a REBECA BOUVIER   ¬∑   (146)
30/07/2016

portrait-dummy REBECA BOUVIER      rachel2014.lectylabred.com
#Relatos Rebeca Bouvier
LA FELICIDAD

Siempre he desconfiado de las personas que dicen ser muy felices, sé que ocultan algo y precisamente la vida y algunas personas que he conocido que me han dado la razón.

Admiro, y respeto muchísimo a una persona que asegura ser inmensamente feliz siempre, cuando yo sé con certeza de por dentro está hecha pedacitos. Debe ser agotador sostener esa máscara.

Todos sabemos que estamos hechos de tiempo, de momentos. Eso somos. Momentos felices, momentos gratos, momentos no tan gratos, momentos de euforia, momentos de dolor, momentos de ingenio, momentos de fracaso…en fin….momentos.

La felicidad es otro momento emocional activado por el sistema límbico en el que al contrario de lo que mucha gente cree, el cerebro consciente tiene muy poco que decir.

Así, como el estado de tristeza y melancolía puede llegar a convertirse en depresión, también el auto convencimiento de felicidad puede distorsionar completamente la realidad de una persona.

A quien quieren enga√Īar? Porqu√©? Para qu√©?

Pensando en todo esto, me lleva a cuestionar mi felicidad. Es difícil determinar cuan feliz soy…Hay preocupaciones que han ocupado parte de mi vida, desilusiones …y fue cuando dejé de buscar la felicidad que ….. La encontré. Donde? En el agradecimiento de las cosas sencillas, en el disfrute de lo inesperado, en el asombro, en mi familia, en mi trabajo, en las personas que por mi trabajo conozco cada día, personas auténticas, miles de cosas sencillas y el sentirme bien conmigo misma.

Pero por sobre todo, el control der mi vida, mi mente y mi cuerpo, me d√° mucha felicidad.

No alargar√© m√°s el escrito, teniendo muy en cuenta el twitt del d√≠a de hoy de Nestor Belda, ( Escritor espa√Īol ) a quien admiro mucho : ‚Äú Un buen escritor expresa grandes cosas con peque√Īas palabras.¬Ľ Ernesto S√°bato.

Felices sue√Īos ¬°¬°¬°

Rebeca.
Ver más


 
 
Comentar   ¬∑  Permalink   ¬∑  Seguir a REBECA BOUVIER   ¬∑   (147)
13/07/2016

portrait-dummy REBECA BOUVIER      rachel2014.lectylabred.com
#Relatos de Rebeca Bouvier
√ĀNGELES

Medellín, Junio 19-2016

Dos de la tarde de domingo día del padre. Apenas me levanté, buen descanso me he dado. Todo está muy tranquilo.
Y mientras saboreo una deliciosa taza de té, tomó entre mis manos un regalo que me fue entregado el día de ayer.
Hace algunos días, hablaba con mi hermano Que vive en otra ciudad, y me dijo: “ Mira, vi un libro en una librería y me acodé de vos ¡¡¡ te lo haré llegar en cuanto pueda. Ok., gracias ¡¡¡ le respondí. Ayer llegó y ahora está en mis manos.
√Āngeles- Mensajeros de la divinidad de Flora Macallan.
Por supuesto lo leeré y apreciaré sin prisa alguna, las maravillosas imágenes y relatos. Se acordó de mi cuando lo vio……que bonito ¡¡¡
Seguro todos nos hemos topado con ángeles alguna vez en la vida. Quizás nos hemos dado cuenta, quizás no….pero seguro están ahí y su misión: Cuidarnos, protegernos.
Les contaré brevemente uno de mis encuentros con ángeles.
Llovía copiosamente y yo conducía mi auto tranquilamente por la Avenida El Poblado de mi ciudad, cerca de los puentes de La Aguacatala.
De repente, mi auto pinchó una llanta, ese ruido atormentador de los rines sobre el pavimento, susto, miedo, llovía a cántaros…. Dios ¡¡¡ qué voy a hacer???? Casi lloriqueé. Mi esposo siempre se encargaba de esas cosas …..
Miré alrededor por la ventanilla….bajé el vidrio…que soledad Dios mío ¡¡¡ Entonces me bajé con resignación y repasé en mi mente los pasos a seguir. Bajé el neumático de repuesto, la llave para el cambio y empapada inicié la labor…… oí unos pasos y alcé la mirada…. Un hombre de piel muy oscura se acercaba a mí. Me asusté muchísimo y lo primero que pensé: Me va a robar ¡¡¡
Entonces en silencio me quit√≥ las herramientas y empez√≥ a cambiar la llanta. Yo tan solo le dec√≠a: Gracias‚Ķgracias se√Īor‚Ķ.
Cuando termin√≥, subi√≥ las herramientas al maletero y me dijo: Listo Do√Īa ¬°¬°¬°¬° y se fue
Yo corrí a mi cartera y saqué un billete para dárselo……. Y ya no estaba ¡¡¡ miré a todos lados, era un espacio abierto, sin edificaciones …. Sencillamente desapareció.
Me asust√© a√ļn m√°s y me sub√≠ al auto y me marche r√°pidamente. Un √°ngel??? Creo que s√≠, la verdad no encuentro otra explicaci√≥n.
Hasta hoy d√≠a recuerdo √©ste episodio y agradezco que me haya sucedido, porque s√© que siempre hay alguien que me cuida. Todos tenemos un √°ngel que nos cuida, ese que al que de ni√Īos le rez√°bamos: √Āngel de mi guarda, dulce compa√Ī√≠a ‚Ķ‚Ķ..
Para concluir les diré que : " Los ángeles existen, y no necesariamente tienen que ser rubios de ojos azules."

Rebeca.
Ver más


 
 
Comentar   ¬∑  Permalink   ¬∑  Seguir a REBECA BOUVIER   ¬∑   (163)
19/06/2016

portrait-dummy Michelle Arboleda      uncronopio.lectylabred.com
#cortazar #instrucciones #relatos #cronopios #famas #situacion #ajena #rayuela #horacio #maga #lector #intento #tal vez #escritor #palabra #recomendacion #decepcion #nada #la nada #respirar
Intento - Instrucciones 1

Hasta cuando y donde est√° permitido involucrarse en una vida ajena. La palabra ajena, claro est√°, supone ‚Äďsusurra t√°citamente- un l√≠mite. Pero claro (todo est√° muy claro) si uno tiene que intervenir en la situaci√≥n ‚Äďtal vez- no es tan ajena, no? Tiene sentido. M√°s porque uno quiere emitir opini√≥n que en realidad sentido aut√≥nomo. Pero (otra vez) nada es aut√≥nomo, independiente, cuando es relativo al adjetivo, situaciones, sentimientos, hay de ese tema mucho, pero no nos desviemos.

Asumamos cual teorema que la situaci√≥n (ajena) est√° dada, y que en efecto uno debe (n√≥tese el imperativo, as√≠ que todos en paz con las dudas existenciales previas) involucrarse. La gran pregunta, debe ser formulada inmediatamente: que tanto? ‚Äď Pobre escritor, este deb√≠a ser el momento de la gran puesta en escena de todo el uso de la palabra, que tanto? Suena muy sencillo, maybe otra manera de re frasear y que suena m√°s pomposo, que est√° pasando? Maybe ‚Äď

Solo hay una manera de responder la pregunta ‚Äďque m√°s? (mucho m√°s, interesante suena como una frase, pero en efecto el escritor juega con el hecho que hasta este punto ha repetido la palabra y la repartir√° mucho mas)- situ√°ndose en la situaci√≥n ajena. As√≠ de sencillo. Y est√° de m√°s decirlo, as√≠ de complejo ‚Äď el escritor y yo coincidimos en que es un clich√©- Si la dichosa situaci√≥n es sentimental, pues estamos refritos ‚Äďno se diga m√°s de ser pomposo- no hay bien ni mal y hasta las mejores intenciones ser√°n tomadas y tergiversadas hasta que uno termine tan solo como la situaci√≥n en cuesti√≥n. Entonces el caso de no sentimental debe ser analizado ‚Äďpero si no hay sentimientos, si es solo business, el primero en ver una muerte s√ļbita de la lectura es, precisely, el lector ‚Äď

Un momento ‚Äďel escritor toma la palabra- esto es indignante, que situaci√≥n queda por analizar? Realmente usted no ha dicho ‚Äďse dirige a m√≠, supongo ‚Äď que p√©rdida de tiempo. Decepci√≥n. Disculpas al lector. Bueno ‚Äďtengo que intervenir- regla pr√°ctica no se involucre en lo ajeno, y si lo hace, ya sabe usted ‚Äďquerido lector- que es bajo su propio riesgo.
Ver más
 
 
Comentar   ¬∑  Permalink   ¬∑  Seguir a Michelle Arboleda   ¬∑   (143)
17/03/2016

portrait-dummy Getzeman√≠ Gonz√°lez Castro     getzemanigonzalez.lectylabred.com
De su boca sale un ruido semejante al que se arrastra por las orillas del río, que la hace temblar y sacudirse todita, y, mientras, la creciente sigue subiendo. El sabor a podrido que viene de allá salpica la cara mojada de Tacha y los dos pechitos de ella se mueven de arriba abajo, sin parar, como si de repente comenzaran a hincharse para empezar a trabajar por su perdición
‚ÄĒ Juan Rulfo, ‚ÄúEs que somos muy pobres‚ÄĚ, en El llano en llamas (FCE: M√©xico, 1980) 34.
#Relato #Cuento #JuanRulfo #Fragmento #Lecturas
 
 
Comentar   ¬∑  Permalink   ¬∑  Seguir a Getzeman√≠ Gonz√°lez Castro   ¬∑   (179)
09/01/2016

portrait-dummy Getzeman√≠ Gonz√°lez Castro     getzemanigonzalez.lectylabred.com
Los pies del hombre se hundieron en la arena dejando una huella sin forma, como si fuera la pezu√Īa de alg√ļn animal
‚ÄĒ Juan Rulfo, ‚ÄúEl hombre‚ÄĚ, en El llano en llamas (FCE: M√©xico, 1980) 35.
#Relato #Cuento #JuanRulfo #Fragmento #Lecturas
 
 
Comentar   ¬∑  Permalink   ¬∑  Seguir a Getzeman√≠ Gonz√°lez Castro   ¬∑   (187)
09/01/2016

portrait-dummy Getzeman√≠ Gonz√°lez Castro     getzemanigonzalez.lectylabred.com
De su boca sale un ruido semejante al que se arrastra por las orillas del río, que la hace temblar y sacudirse todita, y, mientras, la creciente sigue subiendo. El sabor a podrido que viene de allá salpica la cara mojada de Tacha y los dos pechitos de ella se mueven de arriba abajo, sin parar, como si de repente comenzaran a hincharse para empezar a trabajar por su perdición
‚ÄĒ Juan Rulfo, ‚ÄúEs que somos muy pobres‚ÄĚ, en El llano en llamas (FCE: M√©xico, 1980) 34.
#Relato #Cuento #JuanRulfo #Fragmento #Lecturas
 
 
Comentar   ¬∑  Permalink   ¬∑  Seguir a Getzeman√≠ Gonz√°lez Castro   ¬∑   (202)
09/01/2016

portrait-dummy Getzeman√≠ Gonz√°lez Castro     getzemanigonzalez.lectylabred.com
Ellas aprendieron pronto y entendían muy bien los chiflidos, cuando las llamaban a altas horas de la noche. Después salían hasta de día. Iban cada rato por agua al río y a veces, cuando uno menos se lo esperaba, allí estaban en el corral, revolcándose en el suelo, todas encueradas y cada una con un hombre trepado encima
‚ÄĒ Juan Rulfo, ‚ÄúEs que somos muy pobres‚ÄĚ, en El llano en llamas (FCE: M√©xico, 1980) 32.
#Relato #Cuento #JuanRulfo #Fragmento #Lecturas
 
 
Comentar   ¬∑  Permalink   ¬∑  Seguir a Getzeman√≠ Gonz√°lez Castro   ¬∑   (217)
09/01/2016

portrait-dummy Getzeman√≠ Gonz√°lez Castro     getzemanigonzalez.lectylabred.com
Uno ha creído a veces, en medio de este camino sin orillas, que nada habría después; que no se podría encontrar nada al otro lado, al final de esta llanura rajada de grietas y de arroyos secos
‚ÄĒ Juan Rulfo, ‚ÄúNos han dado la tierra‚ÄĚ, en El llano en llamas (FCE: M√©xico, 1980) 9.
#Relato #Cuento #JuanRulfo #Fragmento #Lecturas
 
 
Comentar   ¬∑  Permalink   ¬∑  Seguir a Getzeman√≠ Gonz√°lez Castro   ¬∑   (225)
09/01/2016

portrait-dummy Getzeman√≠ Gonz√°lez Castro     getzemanigonzalez.lectylabred.com
De su boca sale un ruido semejante al que se arrastra por las orillas del río, que la hace temblar y sacudirse todita, y, mientras, la creciente sigue subiendo. El sabor a podrido que viene de allá salpica la cara mojada de Tacha y los dos pechitos de ella se mueven de arriba abajo, sin parar, como si de repente comenzaran a hincharse para empezar a trabajar por su perdición
‚ÄĒ Juan Rulfo, ‚ÄúEs que somos muy pobres‚ÄĚ, en El llano en llamas (FCE: M√©xico, 1980) 34.
#Relato #Cuento #JuanRulfo #Fragmento #Lecturas
Comentar   ¬∑   (202)

portrait-dummy (JUACOROJO) elber juan pe√Īa correa     juen.lectylabred.com
#relato Juacorojo
Mi robot de Navidad

….No ha venido el reno esta noche
y desde mi ventana veo que las torres ya no se cubren con luces de colores…
Entonces vuelvo hacia dentro mis ojos tristes y se entristecen a√ļn m√°s:
una estrella muerta alumbra la cima de un √°rbol seco,
y el que deja los regalos a los pies del √°rbol
es un joven de barba negra y con corbata que tiene la cara de mi padre,
y desde el tocador de mi madre se desprende un impetuoso perfume extranjero que languidece el tierno olor a incienso que arrulla al ni√Īo bonito que duerme en el pesebre‚Ķ‚Ķ.
¬ŅDuerme? Asustado me acerco a √©l y el reci√©n nacido no est√°,
Y me doy cuenta que no solo el ni√Īo sino todo mi nacimiento a desaparecido:
los reyes magos, las vacas, los borreguitos y los pastores; y José y la virgen, y el granero de madero, y se han llevado hasta el robot que coloque al frente como un guardián.
Corro hacia la ventana y pido con mucha fuerza que la navidad regrese: ¬°que regrese la navidad!!!
Y como no oigo respuesta empiezo a tararear un villancico y cuando quiero cantarlo no puedo;
cuanto m√°s quiero no puedo,
recuerdo la letra pero no puedo cantar.
No importa me digo y cierro los ojos y comienzo a tararear de nuevo…. y de nuevo,
e intento volver a cantar y no puedo y solo tarareo………..
Alguien con cari√Īo me bes√≥ la frente y abr√≠ los ojos
vi que desde los labios de mi madre la letra del villancico salía;
y también lo empiezo a cantar.
Y cantamos, y cantamos, y cantamos…..
Y canté hasta que recordé el pesebre.
Mi madre continuaba pero yo deserté del coro sin dejar de cantar,
con miedo llegué a la sala
y con alegría vi que mi robot cuido muy bien nuestro nacimiento.
Ver más
 
 
27/12/2015

portrait-dummy Oscar Salazar      rafaelroca.lectylabred.com
#relato
RENACER

Ayer so√Ī√© que estaba trabajando y hoy despert√© cansado, estoy harto de todo esto, han pasado un par de meses s√≥lo logro dormir tres horas, tengo los ojos hinchados e irritados producto del insomnio, del llanto, quiero dormir, necesito recostarme y perderme hasta que mi cuerpo diga basta, pero mi mente siempre se activa antes bombarde√°ndome con un mar de preguntas ¬Ņpor qu√©? ¬ŅCu√°ndo? ¬ŅCon qui√©n? ¬ŅPudo? ¬ŅDeb√≠?

Me estoy volviendo loco, caminar se ha vuelto pesado e inc√≥modo no paro de temblar, el levantarme de la cama ya es en s√≠ una haza√Īa, nadie ha podido ayudarme, para mi padre soy un flojo que busca cualquier excusa para faltar al trabajo, -si fueras lo suficientemente hombre no seguir√≠as viviendo aqu√≠-, es la frase motivante que me dice todos los d√≠as, no espero nada de √©l, as√≠ que me levanto, le doy un abrazo y le digo -yo tambi√©n te quiero- salgo de casa sin rumbo, llevo seis horas sentado en la estaci√≥n del metro, cada minuto es como una saeta que traspasa mi cuerpo, tengo que volver a casa, pero no puedo seguir viviendo con ese monstruo. Una vez m√°s esa maldita sensaci√≥n no la puedo controlar, esta vez es m√°s fuerte, me dan ganas de vomitar, me contengo y estornudo, cubro mi boca con la mano, noto que he escupido sangre, aqu√≠ viene, ya no quiero, ya no puedo seguir con esto, lo mejor ser√° ponerle fin a toda esta locura, pero tengo que llegar a verla, su sonrisa siempre me ha calmado. La observo a trav√©s del cristal, ella es tan bella, no me conoce, no he tenido el valor para acercarme, pero s√© que trabaja en la cafeter√≠a de nueve de la ma√Īana a una de la tarde, entra a la escuela de enfermer√≠a a las tres, sale corriendo a su departamento para cambiarse y comer un poco, supongo, regresa a su casa a las siete, no vuelve a salir hasta el otro d√≠a.

Sin saber c√≥mo, estoy parado frente a la ¬īcafeter√≠a ¬°oh no!, ha visto lo que estoy haciendo va a pensar que soy un loco, me alejo lo m√°s r√°pido que puedo del lugar, mi coraz√≥n palpita tan r√°pido lo siento en la garganta parece como si en cualquier momento lo fuera a escupir, siento una comez√≥n terrible en el cuello, me rasco para tratar de aliviar el malestar pero la comez√≥n no para, es como si por dentro me mordisquearan insectos, creo que me voy a desmayar.

Logro mantener el paso, pero caigo al suelo, abro los ojos, estoy de vuelta en casa, once de la noche, a√ļn no es tan tarde seguro que logro ver desde la calle la luz encendida de su cuarto, me dirijo al subterr√°neo para abordar el tren, ¬°maldici√≥n!, esta vez no, por favor, esa sensaci√≥n de nuevo, hoy no, hoy le llevo flores, hoy le confieso todo lo que he callado, anhelo que me invite a pasar, que sienta lastima por m√≠, no me importa si no siente amor, yo la amo con eso basta, pero quiero que me invite a entrar a su apartamento, que escuche mi historia, que no es m√°s que el cumulo de muchas otras que he robado pues no tengo una propia, deseo que me abrace, que me deje dormir en su regazo, que me permita entrar en su vagina para volver a nacer.

Toco a la puerta pero abre una se√Īora de unos cuarenta a√Īos, horrorizada llama a su esposo le grita que traiga el revolver que un pervertido ha tocado a la puerta, salgo huyendo del lugar, ¬Ņme equivoque? Escucho llantos de un ni√Īo son tenues pero el sonido es como un taladro en mis o√≠dos, veo un peque√Īo t√ļnel, ¬°no me toquen!, quiero quedarme aqu√≠ adentro, un se√Īor con bata me toma de una pierna, me aferro con todo lo que tengo al interior de mi cueva, la rasgu√Īo, la muerdo, nada parece funcionar, escucho gritos de dolor, durante un segundo solo hay silencio, -felicidades es un ni√Īo-, me cubren con una manta, me ense√Īan a mi madre, me pierdo en sus ojos, sin decir nada, le prometo que esta vez, todo ser√° diferente.
Ver más
 
 
Comentar   ¬∑  Permalink   ¬∑  Seguir a Oscar Salazar   ¬∑   (179)
30/07/2015

portrait-dummy Kepa Osoro Iturbe     kepaosoroiturbe.lectylabred.com
#relatos digitales
Frida Díaz Barriga defiende el potencial de los relatos digitales personalizados como dispositivo pedagógico.

http://goo.gl/YhvnvE

[Im. e-portfoli.wikispaces.com]


 
 
Comentar   ¬∑  Permalink   ¬∑  Seguir a Kepa Osoro Iturbe   ¬∑   (739)
26/03/2015

portrait-dummy Oscar Salazar      rafaelroca.lectylabred.com
#relato
CHARLA FRENTE AL ESPEJO

¬ŅQui√©n eres t√ļ que por las noches arriba a mi hogar?, no s√© si eres real, o solo una imagen que no puedo arrancar. Solo una silueta, una sombra, una imagen borrosa que desaparece cuando miro a trav√©s de la obscuridad, estoy cansado debo dormir, necesito dormir, pero tengo miedo de que te acerques. Izquierda, derecha, arriba abajo, estoy harto de esos malditos ojos que se mueven en todas direcciones que sin importar a donde los muevas se quedan fijos en m√≠. Te escucho hablar pero no entiendo lo que dices solo son palabras sin sentido, palabras que taladran mis o√≠dos.

-¬ŅPuedes verme? ¬ŅPuedes sentirme?, estoy aqu√≠, recostada encima de ti, te acaricio, juego con tu cabello, trato de capturar cada esencia de tu ser, poseer todo aquello que te pertenece, tu olor, tu mirada, tus sue√Īos e ilusiones, tu alma, aquella que se oculta dentro de ti, escondida, aterrada, todo tu ser se encuentra asustado, puedo sentirlo, aunque trates de ocultarlo-.

-Por fin, por fin puedo verte, ya sé donde estás, no puedo continuar, será necesario matarte para empezar a olvidarte. Aturdido y desquiciado, los ojos te he arrancado y me los he tragado, pero dolor no has expresado, en cambio una sonrisa has esbozado-.

-Que escena tan bella, que majestuosa es un alma que al encontrarse acorralada lucha por destruir aquello que la atormenta. Mis ojos sangran, pero no importa, t√≥malos, te pertenecen, ¬Ņqu√© m√°s quieres?, vamos t√≥malo, arranca cada parte de mi cuerpo si es necesario-.

-He despertado y aun te veo a mi lado, aun con aquellos ojos inquietos, aquellos ojos que creí haber arrancado, pero me encuentro cansado, ya no puedo luchar, tengo que descansar

...

Un mes se ha cumplido, penaba que me har√≠a feliz el dejar de verte, pero no es as√≠, ¬Ņqu√© es esa extra√Īa sensaci√≥n?, ¬Ņpor qu√© necesito saber de ti si solo me causaste dolor y sufrimiento?, s√© que ped√≠ borrarte de mi mente pero nunca quise perderte-.

-¬ŅHas sentido una caricia en tu rostro?, ¬Ņhas escuchado murmullos que vienen de tu cabeza?, era yo, siempre estuve a tu lado, me alegra verte, o√≠rte, tocarte, sabes que no puedo dejar de quererte, pero ahora s√© que necesitas de m√≠, es necesario arrancarte de ese mundo que nos separa. Que mayor √©xtasis que arrancarte tu √ļltimo aliento de la manera m√°s tierna y despiadada, te arrastrare, para embriagarme del horror de tu alma-.

-Una noche m√°s, por fin mi sentencia ha llegado, siempre cre√≠ que eras t√ļ la que estaba a mi lado, pero era yo, quien no quer√≠a apartarse de t√ļ lado-.
Ver más
 
 
Comentar   ¬∑  Permalink   ¬∑  Seguir a Oscar Salazar   ¬∑   (261)
11/03/2015

portrait-dummy Oscar Salazar      rafaelroca.lectylabred.com
#relato
EL METRO

Diciembre 2014, Ciudad de México, Estación Ciudad Azteca del Sistema de Transporte Colectivo Metro.

Han pasado 30 minutos desde que arribe a la estaci√≥n Ciudad Azteca y he visto: una pelea en los torniquetes, un se√Īor en el anden cort√°ndose las u√Īas y una discusi√≥n entre una se√Īora y un tipo como de 19 a√Īos. La se√Īora le exige que se siente bien a lo que este responde

Me sorprendo al observar el basurero en que se han convertido las v√≠as del metro, botellas de refresco, bolsas de pl√°stico, pedazos de u√Īa de, el se√Īor, etc. Pero, a√ļn m√°s sorprendente es ver mi reflejo en la ventana del metro y notar que mi semblante es de enojo. Miro al alrededor y el resto de pasajeros tienen el mismo semblante, no hablare por ellos, pero al menos yo, no tengo motivos para expresar ira.

Caras de enojo, caras de funeral, ni una sola risa, las personas que llevan aud√≠fonos no parecen disfrutar su m√ļsica pues su expresi√≥n facial es la misma que la de todos. El silencio en el vag√≥n es casi absoluto, solo algunos cuchicheos en voz baja, alguien tose.

¬°Maldici√≥n! El metro se detuvo, en autom√°tico las caras de las personas reflejan angustia, desesperaci√≥n, los m√ļsculos de su cara se tensan, cierran los ojos, para maldecir o implorar para que el metro avance. La ansiedad es pr√°cticamente palpable -¬°Alivio!- el metro sigue su marcha y el color les regresa al cuerpo a los usuarios. Hoy, afortunadamente, no hubo empujones, no se satur√≥ el vag√≥n, la cual, es una experiencia angustiante.

Es interesante el observar que con saturaci√≥n o sin saturaci√≥n no nos recorremos a los pasillos del vag√≥n, se prefiere el contacto, el roce con las dem√°s personas, quiz√°, este roce sea el √ļnico acercamiento verdadero que se tenga con otra persona en todo el d√≠a, pues los amigos se encuentran en un ordenador.

Trabajos de mínimo 12 hrs. Y 2 hrs. Mínimo de recorrido de la casa al trabajo y viceversa, el cansancio, no deja tiempo ni energías para escapar de la rutina y permitirnos ser libres para regalarle una sonrisa a la vida.

Y usted ¬Ņya noto la expresi√≥n de su rostro al ingresar al metro?
Ver más
 
 
Comentar   ¬∑  Permalink   ¬∑  Seguir a Oscar Salazar   ¬∑   (458)
04/03/2015

portrait-dummy Carlos Duarte      carlosduarte.lectylabred.com
#bienvenida
El compa√Īero secreto de Howard.
#Relato

Comenz√≥ a caminar hac√≠a el parque, sintiendo dudas de si seguir o parar ah√≠ mismo. Una ve hab√≠a ido solo a ese parque y a su abuela casi le da un infarto por que lo encontr√≥ jugando en el tobog√°n oxidado de aquel parque abandonado. Pero su incertidumbre iba apagandose con cada paso que daba y con cada cent√≠metro que lo acercaba hac√≠a aquel misterioso ni√Īo. Cuando menos lo espero, ya estaba parado a un lado de uno de los columpios descoloridos a un lado de aquel ni√Īo.

-Hola... -dijo Howard, no sabiendo si llegaría una respuesta.
-Hola.

La voz de aquel ni√Īo de negro era tan tierna e infantil como lo era la de Howard, pero hab√≠a un cierto misterio que trascend√≠a a pesar de sonar tan normal.

-Me llamo Howard... Howard Pinsky.

Howard se sent√≠a extra√Īamente desprotegido en ese momento. No era costumbre suya presentarse as√≠ nada m√°s ante alguien a quien no conoc√≠a. Pero aquel muchacho despertaba en √©l cierta confianza que incluso a el le sorprend√≠a la facilidad con que las palabras sal√≠an de su boca

-Mi nombre es Todd -dijo el ni√Īo extra√Īo- S√≥lo Todd.

Completo en este enlace:
http://seglaregalaktisk.blogspot.mx/2014/10/el-companero-secreto-de-howard.html


#palabraspoeticas #cuento #suspense #terror
Ver más


 
 
Comentar   ¬∑  Permalink   ¬∑  Seguir a Carlos Duarte   ¬∑   (623)
13/10/2014

portrait-dummy Pedro Ortega Ventureira     ventureira.lectylabred.com
#Terror #Relato #Thomas Ligotti #Valdemar #Current 93

Hoy nos detenemos en uno de los maestros de la literatura de terror contempor√°nea: Thomas Ligotti. Yo lo descubr√≠ a finales de los ‚Äė90 a trav√©s del proyecto musical Current 93 quien edit√≥ libros-CD con relatos del autor. Aqu√≠ os dejo mi rese√Īa de su m√°s lujosa edici√≥n en castellano: Noctuario, publicado por Valdemar.

http://www.elimparcial.es/libros/thomas-ligotti-noctuario-125093.html


 
 
Comentar   ¬∑  Permalink   ¬∑  Seguir a Pedro Ortega Ventureira   ¬∑   (450)
25/06/2014

portrait-dummy Getzeman√≠ Gonz√°lez Castro     getzemanigonzalez.lectylabred.com
La noche que so√Ī√© con una c√©lebre escritora

Los copitos de nieve, cual manecilla precisa, ca√≠an sobre las tejas de la caba√Īa. Un tic tac en la conciencia, como un poema que despierta de repente. Resucita, la palabra es resucita. La palabra es resurrecci√≥n. Una invocaci√≥n vud√ļ, as√≠ ca√≠a la nieve, dulce y secreta, pactando con lo desconocido. Una coartada. Las tejas, clavadas, recib√≠an el tamboreo r√≠tmico, la orquesta del infierno congelado que se descuartiza, cayendo desde el cielo a la conciencia, recordando la temporalidad en su ausencia. Como decir, Existe la sombra para recordarme que existe la luz y viceversa. As√≠ el tiempo, congelado, en aquella caba√Īa de ventanales ligeramente empa√Īados, detr√°s de los cuales una mirada adivina la danza de los √°rboles, ese ritual del cerezo cubierto por la nieve.
Ella pensó en un viejito y sonrió.
Ella nunca hab√≠a visto. Cerezos floreciendo bajo la nieve; un tono apenas rosa, se figuraba rojo. Sangre tierna ‚Äďpens√≥, como el pecado de alguien que nunca ha o√≠do hablar de Dios. Y no hac√≠a falta leer nada, rezar nada; la nieve ca√≠a, sobre las tejas de la caba√Īa y los cerezos, a contraley, florec√≠an en ramas cubiertas por una gruesa capa de nieve‚Ķ Eso le bastaba, eso nos deber√≠a bastar, para saber que hay algo m√°s. Para creer. El milagro, la voz de la naturaleza, el fuego, las estaciones de la vida.
De repente, ella oy√≥ entrar las botas, las pisadas, de animal, de reptil, de voraz silencioso. Las manos astilladas por la madera, coloc√≥ unos troncos m√°s en la chimenea. Sus manos (las de √©l) ten√≠an unas disimuladas gotas de sangre; los pensamientos (los de ella) la llevaron a los cerezos, al ver esa sangre, apenas diminuta como eso que hace posible el poema, el verso, diminuto como un abrir de puertas o de alas que cambia todo. Un detalle que hace que todo sea real, de una vez y para siempre. Gotas de sangre en aquellas manos grandes, de u√Īas recortadas porque, un d√≠a anterior, ella misma las hab√≠a recortado.
√Čl la mir√≥, hipnotizado, bajo un hechizo apenas visible. ¬ŅQu√© habr√° m√°s all√° de esos anteojos, de esos ojos, de esa retina, de esa alma que all√≠ navega? ¬ŅCu√°l es el alma del alma? Sus labios tiernos, la barbilla, esa sonrisa que no envejece, como de la ni√Īa que nunca se fue, que se qued√≥ pese a todo. Ella era una mujer que con su mirada her√≠a placenteramente, su mirada como un tango. Una mirada que creaba arte s√≥lo por existir. √Čl tambi√©n la mirada, pupilas cruzadas. Se abrazaron, en complicidad, como una coartada en √©ste, a veces, crimen que es vivir. Se besaron, largo, deslizando d√≥cilmente su lengua, entrando en una cueva plat√≥nica, dando la espalda a toda realidad porque, sabemos, la realidad est√° sobrevalorada. La lengua golpeando con su fuego, como bongos de alg√ļn ritual africano. Luego un silencio, dos. Un sonido de agua fluyendo, despacio, como el tiempo, como la muerte; derriti√©ndose el hielo en el coraz√≥n de la tierra. Un sonido sublime y terrible, a la vez, como de un Saturno que no deja de devorar a sus hijos. La fuente japonesa de la caba√Īa, record√°ndonos la sabidur√≠a del agua que fluye, que ama, que con paciencia rompe los obst√°culos; el agua, y s√≥lo el agua, superior a Buda, a Jes√ļs, a Gandhi, a todos los sabios y libros. El agua.
Los copitos de nieve se iban desvaneciendo, nevaba cada vez m√°s despacio, cual furia que se va aminorando con los nervios destensados, la guitarra desafinada del d√≠a. Ahora se escuchaba el agua correr, por las tejas, techo abajo. Haciendo tenues canales de lubricidad por esa roja teja, como la pasi√≥n viva del asesino, como el cerezo en flor, como el tango, como el delirio. Como si Dios existiera, como si el infierno fundamentara una cultura y m√°s que eso, un canto. El perro, a la puerta, ladraba a su segundo yo, a su tercera persona, a su mejor amigo. Y los patos se unieron a la orquesta de la vida con sus graznidos cacof√≥nicos. ¬ŅNo es una maravilla la vida? Dijiste, cre√≠ que dec√≠as, quise que dijeras. S√≠, susurr√©, afirmando contra la evidencia. Heroicamente. En un mundo tan podrido es un hero√≠smo atreverse a ser feliz. Ellos lo eran, apartados apenas, unos segundos apenas, alejados de los noticiero y los celurares, abrazados. Ella era como un koala abrazado a su √°rbol. A √©l, grande e imponente, le pareci√≥ m√°s tierna que nunca.
√Čl hab√≠a puesto un disco de Morphine, y ahora sonaba You look like rain; la besaba una y otra vez, apasionado, en su juventud ansiosa; l√°nguidamente le mord√≠a los labios mientras la sujetaba de la cintura para bailar con ella un vals de saxof√≥n sensual. Inexperto y acaso un poco torpe, en su baile la llevo al sill√≥n de la modesta sala, c√°lida, con una peque√Īa chimenea la cual hab√≠a sido alimentada, recientemente, con le√Īa. La mano, la caricia, la cara, el suspiro, la mirada, el cuchillo metaf√≠sico: el poema. Ella estaba sentada y √©l se puso de rodillas frente a ella, nada le costaba, en ese momento era su diosa, su musa y su fuego interior, acaso heraclit√°neo. Ella era la armon√≠a y discordia del cosmos y √©l, amorosamente, le quit√≥ las zapatillas para besarle los pies e ir subiendo, poco a poco, con h√ļmedos besos por las rodillas, las piernas y los muslos, debajo de su vestido gris claro. Sac√≥ sus bragas. Ella sujet√≥ la cabeza de √©l, m√°s que para detenerlo, para guiarlo, una pulsera son√≥ de su mano izquierda; √©l embisti√≥, como un toro, de lleno con su lengua. El sexo de ella sab√≠a a mar, sus labios mojados que m√°s que una invitaci√≥n, se hinchaban como un desaf√≠o. √Čl recorri√≥ zigzegeante la vagina y el cl√≠toris, el monte de venus, lam√≠a con ternura y pasi√≥n, como un gato, beb√≠a sediento como perdido en el desierto ante el espejismo de un oasis. Con la comisura de los labios besar los labios de ella, vaginales, gruesos, hinchados, ros√°ceos; despacito, con cari√Īo, mariposa que se posa sobre la rosa fresca, d√≥cil y apacible, como la canci√≥n, un haiku que se posa sobre una melod√≠a.
Sin quitar m√°s ropa, la mano derecha de √©l se fue a buscar aquel tibio roc√≠o; la besaba y le mord√≠a los labios ahogando malvadamente los gemidos; los dedos de √©l se mov√≠an libres, como un verso, en la entrepierna de Ella que se encorvaba y, como un arrecife, regresaba su acu√°tico regalo, como una ola en el mar regresaba con un secreto en su espuma serena. La mano de √©l estaba empapada, pero no la dejaba de besar. Desaboton√≥ el vestido y busc√≥ los pechos de Ella, en especial los pezones‚Ķ Estaban erectos. Ella respondi√≥ buscando en √©l un bulto en el pantal√≥n‚Ķ Lo encontr√≥. √Čl ahora enfoc√≥ su boca en lamer y chupar, morder y sorber sus pechos, la circunferencia entera, cada espacio‚Ķ Ella sujet√≥ el miembro que se iba hinchando m√°s entre sus manos, un f√©nix resucitando. La palabra verga como una anacron√≠a, un ente castrado de totalidad. El blanco total. La vacuidad. La nada sobre la nada, penetr√°ndose en el erotismo del holograma, en la lujuria del fantasma.
Ella se hart√≥ del juego, tom√≥ el control y de un brinco se sent√≥ sobre √©l, sobre sus piernas; coloc√≥ el miembro en su vagina y comenz√≥ la penetraci√≥n. El encuentro de dos soledades; textos sobre textos, la lujuria encapsulada en las gotas de sudor. Ella sent√≠a c√≥mo el pene se iba poniendo cada vez m√°s grueso en sus adentros, iba dilatando sus paredes vaginales, mientras sub√≠a y bajaba ya, francamente, euf√≥rica. √Čl la sujet√≥ de las nalgas, la continu√≥ penetrando, atray√©ndola hacia s√≠; un cuerpo cayendo dentro de otro cuerpo, luces, r√°fagas, colores ne√≥n atravesando la sangre, la m√ļsica hirviendo en el recuerdo, el graznido, el ladrido, el aullido, el agua, la nieve, los cerezos, la sangre acumulada en la entrepierna‚Ķ El sue√Īo. El despertador.

Getzemaní González C
#PalabrasPoéticas #Poesía #Bienvenida #RelatoErótico
Ver más


 
 
Comentar   ¬∑  Permalink   ¬∑  Seguir a Getzeman√≠ Gonz√°lez Castro   ¬∑   (235)
08/06/2014

portrait-dummy Federico Ferroggiaro      fgferroggiaro.lectylabred.com
#relatos
Hola. Los invito a visitar este cuento en ¬ŅC√≥mo acabar con la cultura?:
http://acabarconlacultura.com.ar/?p=664

http://zzzcontapas.blogspot.com.ar/2014/02/justo-ahora.html

 
 
Comentar   ¬∑  Permalink   ¬∑  Seguir a Federico Ferroggiaro   ¬∑   (569)
09/03/2014

portrait-dummy Getzeman√≠ Gonz√°lez Castro     getzemanigonzalez.lectylabred.com
¬ęEsperaba entonces que las ganas de cagar, o de mear al menos, me dieran fuerzas. ¬°No quer√≠a ensuciar mi nido! Lo que me suced√≠a sin embargo, e incluso cada vez m√°s a menudo. Me bajaba los pantalones arque√°ndome, me volv√≠a un poco de lado, lo justo para despejar el agujero. Labrarse un reino, en medio de la mierda universal, para despu√©s cagarse encima, era muy m√≠o¬Ľ.

‚ÄĒ Samuel Beckett, El final, en Relatos. Trad. F√©lix de Az√ļa, Ana Mar√≠a Moix y Jenaro Talens. Tusquets: M√©xico, 2009., pp. 79
#SamuelBeckett #ElFinal #Relatos #Tusquets #PalabrasPoéticas #Bienvenida #Nihilismo #Absurdo
 
 
Comentar   ¬∑  Permalink   ¬∑  Seguir a Getzeman√≠ Gonz√°lez Castro   ¬∑   (424)
12/03/2014

portrait-dummy Getzeman√≠ Gonz√°lez Castro     getzemanigonzalez.lectylabred.com
¬ęTodo se mezcla en mi cabeza, cementerios, bodas y los distintos tipos de mierda¬Ľ.

‚ÄĒ Samuel Beckett, Relatos. Tradu. F√©lix de Az√ļa, Ana Mar√≠a Moix y Jenaro Talens. Tusquets: M√©xico, 2009., p. 12
#Samuel Beckett #Relatos #Tusquets #PalabrasPoéticas
 
 
Comentar   ¬∑  Permalink   ¬∑  Seguir a Getzeman√≠ Gonz√°lez Castro   ¬∑   (347)
11/03/2014




Busca aquí posts por temas según las etiquetas # que han puesto los lectores
Temas destacados
Redes sociales




¬© 2017 LECTYOLABRED All rights reserved. - Versión móvil - Powered by IBL Studios - Aviso legal